Carta abierta a la Comisión Política Partido Socialista de Chile: “Fuera los narcos de la Política”

El reportaje exhibido en TVN, relativo a nexos o sospechas de ellos, en el municipio de San Ramón entre funcionarios del entorno del Alcalde y el narcotráfico han proseguido con investigaciones periodísticas que agravan las posibles repercusiones de estos hechos.

Él narcotráfico es un implacable y cruel enemigo del mundo popular. Al comercializarse masivamente la cocaína y su derivado la “pasta base”, se ha producido la ruina de un alto porcentaje de familias y la atomización de las organizaciones sociales del sector poblacional.

Donde se ha instalado el tráfico de tales sustancias de alta adicción, controlado por mafias, que actúan como grupos de incontrarrestable poder económico y disociación social, se produce el aniquilamiento de la identidad cultural y en la base popular se precipita la lucha de bandas por el control del territorio urbano, que ve diluirse y desaparecer su patrimonio de organización tradicional.

Los narcos actúan con una masa de dinero que deshace lealtades, raíces originarias y la organización popular; por eso, para la izquierda se trata de un enemigo mortal.

En el caso de los grupos guerrilleros de izquierda, que se coludieron con las mafias productoras de cocaína, el resultado no pudo ser más letal: al operar con ese dinero de origen criminal, perdieron su alma y su convocatoria política. Podían actuar, pero sin convencer ni fortalecer su proyecto. Terminaron aislados, en una catástrofe política.

Cuando los narcos han invadido el sistema democrático representativo, la experiencia ha sido terrible, las mafias han pasado a actuar sin control y la huella de crímenes aterradores estremecen esos países.

Por tanto, hay que bloquear cualquier  acceso de los narcos al sistema político, su nefasto ingreso puede significar un cáncer en el cerebro de la institucionalidad democrática.

Consecuente con ello los personeros que tengan vínculos con esas mafias deben ser excluidos de las fuerzas políticas y, en particular, de sus órganos directivos en los cuales reciben información de privilegio del sistema institucional que transmitida directa o indirectamente a los centros operativos del narcotráfico puede facilitar su nefasta ramificación.

Fuera los narcos de la política, este debe ser un compromiso esencial de los Partidos de izquierda, de sus organismos disciplinarios y del conjunto de sus militantes. Se trata de una lucha vital y decisiva para su proyecto futuro.

 

Camilo Escalona Medina
Vicepresidente
Partido Socialista de Chile