Saludo del Vicepresidente del PS, Camilo Escalona, al Ex Presidente Ricardo Lagos

Señora Luisa, Estimado Presidente Lagos, Compañeras y Compañeros:

Yo lamento profundamente que parte de las habilidades que uno tiene en la vida se van disminuyendo con el tiempo.

Si hubiese logrado yo contar con las destrezas y habilidades que me permitió ganar tantos plenos en el Partido Socialista, antes. De verdad yo hubiese cambiado todos esos plenos por haber ganado ayer.

Han habido, debo decir además que, yo sé que este diagnóstico hace milagros, me reconcilió con Fidel Espinoza. Nadie pensaba en el Partido Socialista que eso podía ocurrir, pero así ocurrió.

Yo me sentí ayer, por cierto, que dolido, pero como parte de circunstancias en como involuntariamente concurre a un momento que ya vivió, de manera diferente pero que ya vivió, y por cierto rememoré los momentos que el Partido Socialista, en que yo participo desde los 13 años, no tuvo la lucidez de mirar a largo plazo. De mirar adelante. ¡Tantos muertos!

Yo tenía 24 años cuando me nombraron en la época del marxismo leninismo, encargado Exterior de la Juventud Socialista, y usted comprenderá que el solo nombre de encargado da cuenta del tipo de naturaleza o estructura orgánica que había en la época, y como encargado de la Juventud Socialista en el Exterior, fui invitado al Pleno que el Partido Socialista de dividió, el año 79, y que el Partido Socialista se quebró por la mitad, en Berlín Oriental; y el tiempo me permitió ver como después, los principales actores de ese desastre, como Clodomiro Almeyda y Carlos Altamirano, trabajaron para reponer la unidad del Partido Socialista.

Fui testigo de cómo Almeyda, al que fui más cercano, puso todo lo que él tenía a su alcance, su sagacidad política, para saldar, yo creo, la deuda que él sentía, por no haber puesto todo lo que él podía colocar para salvar la unidad del Partido Socialista, porque ese fue un error de una proyección tremenda en nuestra vida posterior, y yo creo que alargó la dictadura al no contar con un solo Partido Socialista, y creo que ayer vivimos horas parecidas.

Yo siento que muchos socialistas que ayer no lo acompañaron sabrán meditar la profundidad de la equivocación que cometieron.

Yo confío en las personas, si no, no podría ser socialista, y como ésta era primera sesión del Comité Central, y como de verdad había muchos militantes nuevos en esta sesión, pienso que no lo apoyaron porque no lo conocen, porque tal vez nosotros no les enseñamos a conocerlo, porque tal vez nosotros no hicimos bien nuestra propia tarea de construir una memoria histórica con los hitos del Chile reciente, a los que usted tiene una historia sobresaliente.

Creo que muchos no saben las dificultades que hubo para reponer la democracia, y que se requirió de estadistas como usted, pero no solo estadistas en el sentido actual de la palabra sino que personas que tuvieran la interesa y el coraje de exponer de sí mismo e incluso más allá de sí mismo, en su propia familia, para poder pararse frente a la opresión y reconquistar la libertad, y creo que no hemos sabido transmitir bien, adecuadamente; que hacer democracia no es una palabra, sino que una tarea de largo aliento, es una tarea organizacional, pero también es una obra de arte que hay que hacer, porque hay que aunar las fuerzas, hay que agrupar las voluntades, hay que encontrar los lugares por los intersticios por donde se pueda ir poco a poco las fuerzas conservadoras y retrogradas que han sostenido la dictadura durante largo tiempo. No hemos sabido hacer comprender que la tarea de hacer democracia es una tarea histórica. Yo creo que es nuestra responsabilidad.

Yo creo que muchos ayer, al final de cuenta, no supieron por quién votaban, y por eso siento que fuimos nosotros los que perdimos la votación. No culpo a los demás. Siento profundamente que usted no nos lidere hasta noviembre en esta lucha por la Presidencia de la República. Y usted lo dijo con mucha claridad hoy en la mañana no hay una conciencia respecto del sentido profundamente regresivo del proyecto que está al frente, del sentido cultural y antropológicamente conservador de Sebastián Piñera, y los que piensan que le vamos a ganar en el mismo terreno están equivocados, los que piensan que podemos ganar al producto antropológicamente conservador con uno similar, no saben la naturaleza del proyecto político que enfrentamos, no han meditado en profundidad la naturaleza de la tarea que tenemos. Por eso siento que es una pérdida muy profunda, y saludo como militante socialista su enteresa, su coraje y su voluntad que me confirma el haber hecho todo lo posible, lo que humanamente está en nuestro alcance, para hubiese sido usted quien tomara la responsabilidad de ser nuestro candidato a la Presidencia de la República.

Muchas gracias, Presidente Lagos.